Juanjo “Fantoso” : Recursos educativos de griego moderno en Youtube

14138236_10210041835787063_5021410633706020544_o

Juanjo “Fantoso” Martínez (Murcia, 1995) es conocido en YouTube por sus video-tutoriales de Griego Moderno, aunque ni la enseñanza ni los idiomas son su verdadera profesión. Se dedica profesionalmente a la televisión y estudia Telecomunicaciones e Informática. Al cumplir los 18 años decidió servir como misionero en Grecia y Chipre durante un año, donde aprendió el idioma de forma autodidacta mientras colaboraba en ayuda humanitaria. Tras volver a España quiso transmitir lo aprendido por medio de su canal de YouTube. Su peculiar forma de enseñar ha despertado el interés de miles de personas en todo el mundo, y la eficacia de sus clases le ha convertido en un recurso de enseñanza ideal para universidades e institutos de toda España y Latinoamérica.

Preguntas

 Hola Juanjo, he comprobado que tu canal de YouTube[1] tiene mucho éxito entre los hispanohablantes que quieren aprender griego moderno. ¿Dime una cosa, cuál es tu relación con el idioma griego? ¿Cómo lo aprendiste?

R.: Al cumplir los 18 años decidí servir como misionero voluntario de mi religión y, unos meses después, me llegó la notificación diciendo que se me había asignado a la zona de Grecia y Chipre… ¡Fue una sorpresa! Hasta ese momento yo no había tenido ningún tipo de contacto con Grecia ni con el idioma griego, y al principio me asusté un poco.

Mi trabajo allí consistía en hablar con todos acerca de nuestras creencias y colaborar en ayuda humanitaria, por lo que estaba en continuo contacto con los nativos y tenía que aprender griego si quería comunicarme; y a base de hablar con ellos día tras día y de sumergirme completamente en su cultura, conseguí hablar y entender el idioma con bastante fluidez.

¿Hablas otros idiomas? ¿Cuáles?

R.: Además del griego, también hablo inglés y francés, aunque este último hace bastante tiempo que no lo practico y he perdido bastante la fluidez.

¿Crees que es fácil para un español aprender griego? ¿Qué problemas crees que puede encontrar en el camino?

R.: Es fácil si lo haces como debes. El griego y el español comparten muchísimas palabras y el acento es muy parecido; lo único complicado es entender los casos gramaticales (nominativo, acusativo, genitivo, vocativo) y lo del cambio de raíz en los verbos. Por lo demás, yo no lo considero un idioma difícil.

El problema que yo vi allí es que la mayoría de extranjeros prefiere la comodidad de comunicarse en inglés, o en su idioma materno, en lugar de aprender el griego: intentan mantener su país dentro de otro país, y eso en mi opinión es lo peor que puede hacer un inmigrante, porque se aísla de los nativos y se cierra puertas.

Estando en Thessaloniki conocí a unos estudiantes españoles que llevaban allí meses y todavía no podían mantener ni una simple conversación porque solo se relacionaban entre ellos en español (y en caso de necesidad, hablaban en inglés).

Por eso digo que es fácil si lo haces como debes. Si estás en Grecia, ¡aprovecha la oportunidad y aprende griego!

 ¿Y cómo surgió todo esto? ¿cuándo y cómo se te ocurrió ponerte a montar vídeos educativos?

R.: Cuando yo supe que iba a Grecia y que tendría que aprender griego, lo primero que hice fue buscar tutoriales o cursos en Internet para ir cogiendo una base, ¡pero no encontré nada! Los pocos materiales que había o estaban en inglés o eran demasiado cutres.

Al volver a España, quería retomar la actividad en mi canal de vídeos en Internet (llevaba años haciendo vídeos en YouTube, no era algo nuevo para mí) y pensé en hacer vídeos enseñando griego moderno para que otros en un futuro no pasaran por lo mismo que yo, sino que tuvieran recursos suficientes para aprender lo básico del idioma.

He notado que tus vídeos siguen una orden y una metodología de alguien con experiencia en la enseñanza de idiomas. ¿Cuál es tu syllabus?, ¿Lo diseñas tú solo el plan de estudios?

R.: Pues no tengo ni idea de qué es un ‘syllabus’, así que ya te puedes hacer una idea de la formación que tengo en este ámbito, ¡jajajaja!

Mucha gente piensa que yo tengo un trasfondo de Letras, que he estudiado alguna Filología, que entiendo de Latín y Griego y que me dedico profesionalmente a la enseñanza, pero la realidad es muy diferente: estudio Telecomunicaciones e Informática, trabajo en TV y todo lo que hago con los idiomas es sin formación y totalmente autodidacta.

El “plan de estudios” de mi canal en You Tube lo diseñé yo mismo teniendo en cuenta el orden que yo necesité para entender bien el griego: primero tuve que aprender a leer (alfabeto y pronunciación), luego tuve que aprender las palabras más comunes, y seguidamente comprender la gramática y cómo se formaban las frases.

¿Qué herramientas utilizas para montar un vídeo? ¿Qué recursos utilizas y cuánto tiempo gastas más o menos en concluir un vídeo?

R.: Mis únicos materiales son una cámara normalita y un ordenador con Adobe Premiere, un programa de edición de vídeo. Lo primero que hago es decidir el tema del vídeo y el enfoque que quiero darle; luego escribo un pequeño guión con las palabras que necesitaré o con explicaciones sencillas para no perderme, y luego compruebo que todo esté correcto con el diccionario y preguntándole a mis amigos griegos de Facebook.

Cuando la parte “logística” está hecha y el vídeo está pensado, pongo el trípode con la cámara y empiezo a grabarme (la grabación normalmente me lleva unos 30 minutos), y una vez que tengo ya todo grabado, vuelco los contenidos al ordenador y empiezo a montarlos. Esta es la parte más pesada y la que más tiempo me lleva: editar un vídeo, exportarlo y subirlo a YouTube me puede llevar una tarde entera o incluso dos, si el vídeo es muy largo.

En total, diría que cada vídeo me ocupa un día entero.

Normalmente, en los vídeos educativos que encontramos por la red notamos una falta de naturalidad y de espontaneidad. En cambio los tuyos son muy divertidos y naturales. ¿Nunca pensaste hacer algo más formal?

R.: Me han llegado muchos comentarios, sobre todo de gente mayor y con estudios universitarios, diciéndome que no soy nada serio, que así mis alumnos no aprenden nada y que debería dejarme de tonterías cuando enseño, pero yo no pienso cambiar mi forma de enseñar. ¿Por qué cada vez más gente acude a mis vídeos para resolver sus dudas y no acuden directamente a sus profesores? ¿Por qué muchos abandonan sus Academias formales y empiezan a seguir mi curso online? Pues porque la enseñanza de la vieja escuela ya no funciona, y eso es algo que los profesores “serios” deberían entender: las nuevas generaciones quieren aprender de forma rápida, directa y lo más entretenida posible.

Creo que la naturalidad y cercanía que muestro en los vídeos está siendo la clave de que mis suscriptores estén aumentando cada vez más, y estén aprendiendo griego mucho más rápido de lo que hacen en una academia formal o en la Universidad.

¿Cuándo te diste cuenta de que tus vídeos gustaban?

R.: Cuando empecé a hacer vídeos de griego moderno, la verdad es que no los veía nadie. Yo ya sabía que el griego no era algo que interesara a mucha gente y no me esperaba que fuera a tener tantos seguidores como ahora. Cuando terminé los vídeos de gramática, pensé que ya era suficiente y dejé de hacer vídeos durante unos cuantos meses; e irónicamente, cuando dejé de subir contenido al canal fue cuando los suscriptores empezaron a crecer.

Recibía muchísimos comentarios pidiendo que continuara con las lecciones, y en ese momento me di cuenta de que realmente había gente interesada en lo que hacía.

¿A qué crees que se debe tu éxito?  

R.: Hay muchísimos youtubers[2] que enseñan idiomas, pero la mayoría son muy monótonos y su forma de enseñar es demasiado formal y aburrida. Yo paso de todos esos protocolos: mi objetivo es que la gente consiga hablar en griego y que cuando viaje allí sepa manejarse y entender a los nativos. No quiero que se saquen un Máster, ni que sean expertos en Filología, ni que hablen como un noble de clase alta… Solo quiero que hablen. Y creo que mi “éxito” se debe en parte a eso, a que rompo los esquemas de la enseñanza tradicional y presento un nuevo método que te hace aprender casi sin darte cuenta.

 ¿Esto es un pasatiempo o un trabajo?

R.: Siempre he considerado esto del griego moderno como algo que hacer en mi tiempo libre, y aunque muchas veces he pensado (y me han sugerido) dedicarme profesionalmente a ello, no me seduce mucho la idea. De momento para mí es un simple hobby que, además de ayudar a los demás, me ayuda a mí a seguir estudiando el idioma y no olvidarlo.

¿Sientes algunas veces adicto a buscar los clicks,  la visualización, la viralización[3] etc?

R.: En absoluto. Es más, apenas promociono mis vídeos una vez que los subo. Creo que la audiencia y los suscriptores deben venir de forma natural, sin forzarlo, porque esos suscriptores que vienen solos son los que de verdad están interesados en tu contenido.

Por supuesto, a todos nos gusta ver que nuestros vídeos alcanzan las 100.000 reproducciones, pero creo que hay que ser humilde y no obsesionarse con las reproducciones o con el número de seguidores. Si de verdad eres bueno y tu contenido gusta, los números vendrán solos.

¿Crees que algunas instituciones educativas podrían aprender algo de ti, en vez de insistir tanto en las reglas gramaticales?

R.: Eso es algo que yo repito continuamente a los profesores de idiomas, pero la mayoría parece que tiene miedo de salirse del currículo oficial. Se han estancado en una forma concreta de enseñanza, la “vieja escuela” que mencioné antes, y es muy difícil sacarlos de ahí.

Deben entender que lo que nosotros queremos es hablar el idioma y comunicarnos. Sí que las reglas gramaticales son importantes, pero si no practicamos la lengua hablada, cuando lleguemos al país no vamos a poder ni mantener una conversación decente, y eso es una vergüenza. Y supongo que por eso cada vez me llegan más mensajes de jóvenes estudiantes diciendo que “en la Universidad no aprendo nada, pero contigo sí” o “con 5 minutos de vídeo he aprendido más que en todo un año de clase”, porque la enseñanza tradicional ya no es efectiva.

¿Con qué frecuencia publicas nuevos vídeos? ¿Cuántos tienes hasta ahora?

R.: Algo que me prometí cuando empecé con los vídeos fue que nunca me pondría un horario fijo para subirlos. Primero, porque no me gusta sentirme “obligado” a hacer algo; y segundo, porque tal vez ahora sí pueda subir vídeo todas las semanas, pero a lo mejor dentro de un mes no y, entonces, estaría fallando a mis suscriptores y eso daría una imagen de irresponsabilidad.

Aun así, intento hacer un vídeo nuevo cada semana, pero últimamente me está siendo imposible porque no tengo tiempo entre el trabajo y los estudios. Creo que en total tengo unos 50 o así, ¡pero van subiendo!

¿Cuáles son tus objetivos a través de esta actividad?

R.: Realmente, los vídeos los hago con doble propósito: el primero, para enseñar el idioma y ayudar a los demás a comprenderlo y; el otro, es para yo mismo repasar y seguir aprendiendo, ya que donde vivo no tengo a nadie con quien hablar griego, y esto es lo único que me ayuda a mantenerlo vivo y que no se me olvide.

¿Tienes algún video favorito, alguno que te trae recuerdos o experiencias especiales?

R.: Creo que mi favorito es el que grabé con mi prima pequeñita, el de vocabulario de la familia. Fue una experiencia bastante bonita y graciosa, ¡y cada vez que lo veo me sorprendo de lo bien que pronuncia las palabras!

¿Hay interacción en los comentarios de tus videos?

R.: Desde que creé la página en Facebook[4], los comentarios en YouTube han bajado bastante porque ya me pueden contactar directamente, pero aun así reconozco que ha habido mucho movimiento entre los comentarios: peleas entre suscriptores, discusiones, declaraciones de amor, debates… Y siempre responden a mis llamadas. Son un público bastante fiel y me encantan por eso.

¿Has recibido alguna vez comentarios negativos o mensajes de quejas en las redes sociales?

R.: ¡Siempre! Si no me dejaran comentarios negativos, algo estaría haciendo mal. La mayoría de comentarios negativos los recibo cuando me meto (cariñosamente) con el Griego Clásico o con los de Letras. En cuestión de minutos acuden todos como una mafia atacándome al cuello y despreciando mis vídeos… Me encanta, ¡jajajaja!

¿Me puedes contar una anécdota de este tipo?

R.: Hace un tiempo hice un especial para los 10K suscriptores en el que mencionaba mi religión, y uno de mis suscriptores (que además había sido de los más activos) me dejó un comentario diciendo: “Has perdido un suscriptor, ya no veré más tus vídeos porque eres religioso y no comparto tus ideas”. Todavía sigo pensando qué relación tiene una cosa con la otra.

¿Cuál es el perfil de tus suscriptores?

R.: Según las estadísticas de YouTube, la mayoría son jóvenes de 18 a 24 años. Y el país donde más audiencia tengo es España, seguido de México, EEUU y varios países latinoamericanos: cada vez son más los latinos que quieren aprender griego.

¿Existe comunicación entre tú y ellos? Y ¿entre ellos mismos?

R.: No quiero ser el típico youtuber famoso que ignora los comentarios de sus seguidores y no contesta a nada. Yo no soy famoso ni superior a ellos, y me esfuerzo por contestar todos los comentarios y mensajes que me dejan. Y creo que esa es otra clave de mi “éxito”, que soy un profesor activo que se preocupa por sus alumnos y resuelve sus dudas.

Y sí, muchas veces hay griegos nativos que entran a mis vídeos y contestan los comentarios por mí o se resuelven dudas entre sí, o suscriptores que entablan relaciones de amistad porque “coincidieron” en un vídeo. Me encanta ver esas cosas.

¿Sabes si tus suscriptores llegan a conocerse a través de tus redes sociales?

R.: ¡Sí! De hecho, gracias a la página de Facebook muchos de ellos se han agregado y se comentan frecuentemente. Eso sí, sigo esperando que salgan parejas, matrimonios o algo, ¡jajajaja!

¿Qué importancia tienen las redes sociales en tu día a día?

R.: Por las mañanas trabajo como Community Manager (gestor de las redes sociales) en la TV de mi ciudad, por la tarde estudio Telecomunicaciones y por las noches reviso mis redes personales. Podría decir que las redes sociales son mi vida, aunque suene un poco a adicto. Todo lo que soy (la marca “Fantoso”) lo he conseguido gracias a las redes sociales, y si no fuera por ellas, yo sería uno más, un desconocido.

¿Cómo te ves en el futuro?

R.: Esta pregunta siempre es difícil de contestar, pero mi sueño es acabar trabajando en una empresa de televisión o cine como Disney, Pixar o Warner Bros., con una familia grande y unida, viviendo en una ciudad tranquila. Como puedes ver, no es nada relacionado con el griego ni con los vídeos, ¡aunque nunca se sabe las vueltas que puede dar la vida! Tal vez acabe montando una Academia de Griego Moderno y dedicándome a ello profesionalmente.

¿Existen otros recursos educativos abiertos como tu canal que recomendarías a una persona que quiere aprender griego de manera autodidacta, o complementar su aprendizaje institucional?

R.: El problema del griego moderno es que apenas hay recursos online, y los pocos que hay o están en inglés, o son muy simples. Por esa misma razón empecé yo con esto de las clases, porque cuando yo quise aprender, no encontré ningún recurso eficaz.

Últimamente he estado buscando y parece que, poco a poco, el griego moderno está creciendo en el mundo online: hay varios diccionarios como la web de WordReference, Bikilexiko o Slang.gr que pueden ‘salvarle la vida’ a un autodidacta con el griego; y también libros de gramática como el “Greek – A Comprehensive Grammar”:

 (www.verbalplanet.com/resourcedownload.asp?re_id=100001646935), donde explican todo de forma muy simple y visual. Sin embargo, a día de hoy todavía no he encontrado una web que sea 100% útil y recomendable para aprender el griego.

[1] YouTube es un sitio web en el cual los usuarios pueden subir y compartir vídeos: https://es.wikipedia.org/wiki/YouTube

[2] ‘YouTubers’, a veces referido como personalidades de YouTube o ‘celebridades’ de YouTube, son una clase de celebridad de Internet que han ganado popularidad de sus vídeos en el sitio web de intercambio de vídeos YouTube. Algunas personalidades de YouTube tienen patrocinadores corporativos, que pagan por la colocación de productos en sus clips o la producción de anuncios en línea. Las Redes veces apoyan celebridades de YouTube: https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_YouTubers

[3] Video viral: https://es.wikipedia.org/wiki/Video_viral

[4] Facebook es un sitio web de redes sociales: https://es.wikipedia.org/wiki/Facebook

Siguenos en las Redes Sociales